lunes, 26 de diciembre de 2016

Comprar un perro....

Indignación


Solo 5 días, en nochevieja hace justo un año, mi niño se fue, 11 años largos haciéndome carantoñas y compañía.

 Meses pasaron hasta recuperarme y es  que era uno más de la familia, no ponía peros ni condiciones, leal…..no, mucho más allá al cuadrado, una cura para mis depresiones, compañía en los días aburridos, compañero defensor ante cualquier amenaza y eso que solo pesaba 3 kilos, cariñoso hasta la empalaguez…..

No sigo que agua salada brota de mis ojos, comparto todo lo dicho por el Sr. Reverte.

Pero un can conlleva una gran responsabilidad y a veces sacrificio, no es fácil salir de viaje a cualquier sitio, y dejarlo solo para mi impensable a no ser que solo sean unas horas, gastos de veterinario, cuidados cuando está enfermo, en fin ya he comentado que es uno más de la familia.

NO ES UN JUGUETE, y tampoco todo el mundo vale para tener un perro, ni sabe cuál de las razas se acomoda mejor a su idiosincrasia de vida, es complicado pero si entra en tu vida y os complementáis bien, puede ser una experiencia enriquecedora.

Después de sopesarlo, aun así, si compras un perro aconsejo pasarse por una protectora, quizá no elijas un cachorro, tal vez no sea de pura raza pero los mestizos suelen ser más listos y más cariñosos, además realizaras una buena acción y a lo mejor  ese chuchito no acaba con la típica inyección letal.

Y para esos desaprensivos que abandonan el juguete perrillo que se habían comprado y ahora les estorba,  cuando sean ancianos he incomoden  a sus  descendientes,  que la vida les depare, un buen abandono en cualquier gasolinera aislada y así sientan lo que un día como “mierdecillas “hicieron con aquel leal animal.
Feliz Navidad a casi todos.

Vendo Piso en Malvarrosa

El inmueble está ubicado a 200 metros de la playa, orientado al oeste todo exterior con balcón de 6 mts. Dispone de cuatro habitaciones, ...